miércoles, septiembre 01, 2010

¿Vendrás o no vendrás?

Si yo fuera filósofo centraría mis tesis en el Ser en el Mundo Tiempo, que supongo que vendría a ser algo así como in der Welt Zeit sein. Porque cruzo el Retiro vestida de verano y de blanco, después de la lluvia, y los paseíllos están raros de árboles mientras incluso se besan de dos en dos en los bancos, y es, sin duda alguna, 1 de septiembre y yo estoy aupada en mis zapatos sobre el tiempo. O el cine: pertenecer a una película es acompañarla mientras transcurre. O el gato: tenerlo es hilarle las horas sobre todos los suelos que compartimos. O la cocina: fabricar lo que se pone en el plato es manosearle los minutos a los ingredientes hasta obligarlos al amor. O el amor: quererte es intentar sobrepasar (corro) los días que se van para llegarte yo antes que ellos. O la música: construirla es saborear y deleite el tiempo sonido que nos pasa por debajo cual tiburón de mar. O las horas: cada una en la que existo es una plaza por la que me paseo o en la que me siento a mirar o a no ver o a leerte las letras. ¿Vendrás? ¿O no vendrás? Ése es tu Ser en el Mundo de mi Tiempo, una incógnita-agonía que me desagota los segundos como si en vez de sólo tiempo estuviera gastándome una vida.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Se me ha hecho costumbre entrar y leerte, y por suerte, porque cada vez me gusta más.

Loulou dijo...

Hay costumbres malas y costumbres buenas, ya decidirá de qué tipo es ésta. Gracias.