viernes, octubre 08, 2010

El Chamán y la Bruja

Yo te llamo y tú vienes y desde el Teatro Falla nos vamos a la Caleta y nos contamos cosas de iniciados y de majaretas y estás hermoso, te has salido de aquella sima, se te ha cerrado el agujero negro aterrador que llevabas puesto la última vez que te vi, te ha crecido grande la grandeza, te atreves a decirme y me atrevo a decirte cosas que no podemos decirle a mucha gente, como siempre que nos vemos, cosas que no diré aquí, y soplaba el levante y qué bonitas las barquitas y la verja cerrada y oxidada del castillo de San Sebastián, y qué cosa más grande cuando de pronto alguien que siempre fue cerca está más cerca y sea uno de esos de prontos en los que te sale una gana irrebatible de piel, como siempre que nos vemos, y tú y yo nos caminamos despacito el malecón y sabemos que nos estamos viendo de verdad, de vernos, como siempre que nos vemos. Y qué grande que cada vez que me encuentro contigo tengo que escribirlo luego, porque me abres todas las puertitas que llevo, que no son pocas. Quédate al alcance de la mano, quiero verte seguir vivo.

No hay comentarios: