viernes, noviembre 19, 2010

The biggest lie

Qué tentación más grande pensar que se puede empezar todo de nuevo desde el principio, como si no se quedara empañada esa nada parecida al alma, como si no lleváramos por dentro las carretas cargadas de bueyes dolores y mentiras constatadas. Qué premura de huir hacia los brazos de la esperanza de que sí, se puede, llegar al lugar donde lavados y amortajados nos dejarán seguir en pie y bebernos cada día la anestesia nuestra de cada día. Qué estúpido pensar que el agua hervida se puede deshervir o lavotear para cebar buen mate. Qué ingenuos los bautismos: cuando nos echan el agua, no nos quitan la escafandra. Qué ternura esperar que en algún lado de la vida haya una lavadora en la que entremos manchados y salgamos redentos. Qué tentación más grande mentirnos bajito por detrás del oído la nana del mañana el monstruo no seguirá allí. Qué desconsiderado el mundo por dejarnos creer en las quintas oportunidades. Pero qué pequeños se hacen los dolores desde esa mentira de los mundos nuevos, qué fiesta el engaño, qué felicidad el recomienzo. Póngame una docena.

2 comentarios:

Piticli dijo...

Me ha encantado, un besazo.

Loulou dijo...

Gracias, Piticli, tú que me miras con buenos ojos.