lunes, noviembre 15, 2010

Quémame cigarra

Los que caminamos como si la vida no tuviese un sentido a veces nos preguntamos ¿y si estamos equivocados? ¿Y si toda esta inversión en la descreencia fuese errónea? ¿Y si realmente la desesperanza fuera la que no acierta nunca la quiniela? A veces te ataca la conciencia profunda del error y se te desmorona la bandera. Caminar desabrochada, pecho descubierto como si no te importaran las heridas porque ya estás muerta de intenciones de antemano, en un paso se puede tornar pesadilla cuando te tienta el hambre de trascendencia. Qué caída si estuviera equivocada, que caída si realmente estuviésemos caminando hacia alguna parte, qué extravío si estuviese extraviada. Y llenar una vida de razones, explicaciones, correcciones, sentidos, cómo nos llama cuando todo lo que tenemos delante es lo que cargamos por dentro.

No hay comentarios: