martes, noviembre 15, 2011

Vuestras fronteras sólo existen en los mapas

Pelotas. Depósito de agua.
Todo lo que escribo sobre Pelotas me sale con aire tristonho, creo que es por culpa de Vitor Ramil. O quizá no. Esta ciudad llena de perros tristes que pasean solos por las aceras emparchadas de losas hidráulicas de distinto dibujo, mosaico del desgano, con sus casas abarrocadas pintadas de colores de una paleta envidiable e inencontrable en ningún otro sitio, intensamente imaginaria, con sus aguas podridas y marrones y sin embargo reverenciadas cada tarde por la visita de los pobladores, con ese aire decadente y abandonado de lo que tuvo un momento de fulgor y luego cayó en el olvido, con sus árboles salvajes, sus plazas de cualquier manera, su tristeza feliz, sus calles de adoquines del tiempo de la esperanza. Es difícil hablar de Pelotas porque pareciera una ciudad imaginada, como si muchos la hubiesen creado a su melancolía para usarla de fondo de retrato o de escenario para historias de viajeros de paso y de viento de frontera, famas revolcadas, letras de milongas. Pelotas es un poco portuguesa y un poco paraguaya y un poco brasileña y un poco uruguaya y un mucho su viento. Pelotas es tierra de nadie, es un lugar sin lugar verdadero, colgado en la niebla de lo que no se sabe si es o se soñó, como el sabor leve y sin color por fuera y amarillo dolor por dentro de los pasteizinhos de Santa Clara, como el sonido irreal y antiguo de los cascos de los mulos arrastrando carros que entra por las ventanas junto con los cantos de los pájaros raros. Pelotas es una literatura.

4 comentarios:

José CS Vidal dijo...

Te dá las gracias un lejano pelotense por unos minutos de terruño.

Loulou dijo...

Yo os doy las gracias a los pelotenses por hacer existir en colectivo ese país imaginario llamado Pelotas.

Ricardo Bada dijo...

Hola, Loulou, acabo de descubrir su cuenta Twitter (que me gusta muchísimo) y a través de ella este blog (que me gusta aún más). Deseo contactarla para hacerle llegar mi Twitter's Digest, del que una muestra puede encontrar todos los meses en la revista Nexos.
Mi nombre dirección es
bada-hansen@t-online.de
Gracias.

Loulou dijo...

Gracias, Ricardo, ahí le escribo.